lun

28

ene

2013

Leseprobe 2, de "Hispanos en Alemania." Si se puede saber no es lo mismo que "wenn ich fragen darf."

En este fragmento de "Puertas. Peripecias de hispanos por Alemania" acompañamos a Sonia (a quien conocimos la semana pasada en este post del blog) en sus peripecias. A base de meteduras de pata va descubriendo que cada cultura tiene sus tabúes, que no tienen por qué ser los mismos. A unos les parece mal preguntar la edad, a otros cuánto ganas, a otros cuántos hermanos tienes.... ¿Hasta qué punto podemos entrar en la intimidad de los otros? ¿Qué grado de conocimiento se requiere antes de formular determinadas preguntas?

Wenn ich fragen darf. ©Natalia Pérez de Herrasti
Wenn ich fragen darf. ©Natalia Pérez de Herrasti

¡SI SE PUEDE SABER! 

 

Sonia lleva 4 semanas trabajando en su nueva consulta. En la pausa tomando café se encuentra con su compañero Jörg. Tras cruzar unas frases con él, qué tal el fin de semana, he ido a casa de mis padres, bien, tranquilo, Sonia pregunta: ¿cuántos hermanos tienes? Nota que él da un respingo y algo molesta intenta encontrar la manera de añadir „hijo, perdona, ¡si se puede saber!“ con ese tonito irónico que suele acompañar a esta frase. Jörg se va mascullando algo ininteligible y Sonia piensa eso tan manido: ¡qué raros son!

 

Trato de explicar a Sonia y a Javier que algunas expresiones funcionan como unos nudillos golpeando en la puerta: toc, toc, ¿se puedeee? Por ejemplo en alemán se dice mucho „wenn ich fragen darf“ que literalmente significa „si puedo preguntar.“ Es una petición de disculpa y de permiso. Cuando alguien pregunta algo un poco personal y de pronto teme haber metido la pata, con gesto de „upps“, dice „wenn ich fragen darf“. Es como si hubiera puesto un pie más allá del umbral y, al darse cuenta, diera un paso atrás y llamara „toc, toc, ¿se puede pasar?“

 

Nuestro idioma nos enseña a mirar el mundo desde una determinada perspectiva. Nos enseña, por ejemplo, a dar por sobreentendido que determinadas puertas están cerradas o abiertas. Crecer oyendo disculpas, „wenn ich fragen darf“, no es lo mismo que crecer oyendo reproches: „Bueno, hijo.¡si se puede saber! ¡cómo eres!“

 

Pero también hay personas que se saltan las reglas aquí y allí y consiguen que eso no tenga el efecto previsible. Crean burbujas de libertad. Los demás se encogen de hombros y dicen „¡cosas de Angelita!“ Narrenfreiheit, la libertad del bufón. Los bufones suelen vivir en recodos del río de su cultura donde el agua no tiene mucha fuerza y discurre tranquila. Allí donde corre caudaloso y cuesta abajo, no se puede nadar contra corriente. Si no estás de acuerdo con la dirección del agua en tu río, busca recodos tranquilos de aguas indecisas.

 

Los timbres alemanes también tienen otros sonidos, otros modos de hacer toc, toc. A la novia de Javier, Frauke, le llama la atención una escena que vio en Toledo: Una chica abrió la puerta de una papelería. El dependiente, tras el mostrador, atendía a un cliente. Con la mano aún sujetando la puerta la chica preguntó: ¿tenéis bolígrafos amarillos? El dependiente contestó amablemente „sí, a tu derecha, detrás de la puerta.“

 

En alemán se suelen introducir las preguntas con un: „Ich hätte eine Frage“ o un „Darf ich etwas fragen“ (Tendría una pregunta, ¿podría hacer una pregunta?) Al escuchar a Frauke pasaron por el cine de mi cerebro, mi Kopfkino, muchas escenas en España y en Alemania. En la calle gente que pregunta „¿para ir a la calle de Alcalá?“ Así, de sopetón. Y una escena en Chile en la que una mujer introduce con gran formalidad „Perdón, una consulta.“ No es la ausencia del esperado „toc, toc“ lo único que sorprende a Frauke en esta escena. Hablar con alguien a una distancia de 3 metros y en el volumen correspondiente es algo que en Alemania uno va dejando de hacer inconscientemente. E interrumpir la conversación de alguien, la dependienta, con otro cliente, suele ser sancionado con miradas borrascosas, y una gélida manera de hacer como si fueras invisible.

 

Javier no me acepta este argumento a favor de las puertas cerradas. Dice, y en eso tiene razón, que a los españoles esas irrupciones abruptas no nos resultan groseras si el tono y el gesto son simpáticos. La chica del bolígrafo amarillo no es muy educada pero si es simpática ¿a quién le importa?

 

Un suizo muy madrileño lo describe así: los españoles entran a un bar y dicen „¿me pones un café?“ de una manera tan simpática que resulta más amable, piensa Tobías, que un alemán diciendo „Buenas tardes. Tendría con gusto un café“ (Ich hätte gern ein Kaffee) La cortesía no se envuelve sólo o sobre todo en palabras sino en todo aquello que las acompaña, gestos, tono, sonrisas...

 

¿Quieres leer más? Abajo tienes más información sobre el libro y más fragmentos de prueba.

 

¿Quieres unirte al grupo de Facebook: Introducción a la vida en Alemania para inmigrantes? Pulsa aquí

¿Te ha gustado? Compártelo:

 

Puertas. Peripecias de hispanos en Alemania.

 

A lo largo de estas páginas y a través de varios personajes experimentaremos el viaje interior que vive un extranjero "sintonizándose" para captar la onda de una nueva cultura. Trataremos de hacerlo con humor, personajes reales, y también una base de lecturas e investigación que ayuda a explicar, relacionar y sistematizar impresiones que sin ello serían inconexas y sin significado. Con ese bagaje acompañaremos a Javier, Sonia, Verónica, Angelita, Clara... Con ellos aprenderemos que hay puertas en las casas, en los ojos, en el idioma y en el comportamiento. Cada cultura pone el énfasis en abrirlas o en cerrarlas y tienen buenas razones para ello. Con ellos viviremos la aventura alemana ¡O nos prepararemos para ella! Con ellos, ojalá,  descubriremos a los otros y a nosotros mismos en igual medida, nos debatiremos con sus conflictos internos de adaptación, aprenderemos, creceremos, nos entretendremos y sentiremos acompañados, reflejados, comprendidos... Así lo esperamos.

 

Gute Reise!

 

¿Quieres leer un fragmento del primer capítulo donde se presentan los personajes? aquí.

 

¿Quieres ver el índice? Pulsa aquí.

 

¿Quieres ver la presentación Power Point usada en la conferencia "Puertas abiertas, puertas cerradas. Distintos conceptos de cortesía causan malentendidos interculturales"? Este libro desarrolla esa conferencia de manera narrativa. Para ver la presentación pulsa aquí

 

¿Quieres saber en qué consisten esos dos conceptos de cortesía? Pulsa aquí.

 

¿Quieres comprarlo? Pulsa aquí.

 

 

 

 

¿Te ha gustado? Compártelo:

 

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Natalia P. de Herrasti (miércoles, 06 febrero 2013 23:53)

    Añado algunas aclaraciones a raíz de algunos comentarios en Facebook. Ulrike, fiel lectora de "Gramáticadelacultura", alemana muy conocedora de Hispanoamérica, comenta que en su opinión preguntar ¿cuántos hermanos tienes no es íntimo. Y estoy de acuerdo con ella.

    Aclaración: Yo me he encontrado con bastantes alemanes a los que les sorprende. Lógicamente no a tus amigos sino a gente que conoces poco o nada. Y a bastantes hispanos les sorprende que tras trabajar 5 semanas en Alemania aún no saben cuántos hermanos tienen sus compañeros de trabajo. No quiero decir que la pregunta sea íntima en alemán. Es personal. La diferencia es que en Alemania lo personal es más tabú mientras que en España y en los países hispanos en general lo personal se habla frecuentemente hasta con completos desconocidos. Por supuesto, como todo, hablamos de tendencias, no del 100% de los nativos de un país.

  • #2

    Juicer Review (martes, 16 abril 2013 12:16)

    This post was just what I was in search of!

EDUARDO, ESTUDIANTE EN LA UNIVERSIDAD DE GÖTTINGEN, ALEMANIA:

 

Este libro debería ser obligatorio para todos los que vengan a Alemania o los alemanes que vayan a países hispanohablantes. No entiendo por qué no nos han explicado estas cosas antes. Leí "Gramática de la cultura "con avidez, y me sorprendió que pueda explicar de forma tan clara percepciones sobre los alemanes de las que había hablado cientos de veces. Ahora entiendo muchas cosas que me hubiesen ayudado en ciertos momentos más que el conocimiento de la gramática. Ahora muchas situaciones tienen una explicación más satisfactoria que los típicos comentarios que hacemos siempre sobre lo raros y fríos que son los alemanes. Mis amigos ya lo han leído y coinciden en lo útil que es. Creo que los mayores malentendidos se deben a las diferencias entre la cortesía positiva y negativa o el contexto fuerte o débil. Por eso estos conceptos, vistos de manera tan práctica y concreta a través de un mosaico de relatos, han sido todo un descubrimiento.

 

¿Quieres leer más opiniones sobre este libro? Pincha aquí.

¿Quieres comprarlo? Pincha aquí.

 

Si quieres entrar en estos conceptos de cortesía que tanto han ayudado a Eduardo de una forma más ligera (narrativa) y más barata (4,64 euros frente a los 14.95 que cuesta "Gramática de la cultura"), puedes optar por el e-book "Hispanos en Alemania. Sintonizando una nueva cultura." Abajo encuentras más información sobre él. Si no tienes un lector de libros electrónicos puedes leerlo en tu ordenador o tableta.

 

Este es un libro sobre Alemania, pero también sobre España, México, Argentina, Chile, Turquía, Polonia, Italia... ¡Y sobre ti!


Es un libro para conocer a otros pero sobre todo para conocerte a ti mism@. 

Cultura de dentro a fuera. Viaja para encontrarte
, para saber cuánto de ti ha sido moldeado por tu cultura sin que tú te hayas percatado.

Viaja con través de Clara, Javier, Sonia, Laura, Angelita, Verónica... Vive con ellos la aventura alemana, la experiencia de los expatriados. Si nunca has sido un expatriado, para hacer realidad eso de que leemos para vivir a través de los libros todas esas vidas que nunca viviremos. Si ya emigraste o lo estás haciendo, para sentirte acompañado por otros y adquirir más experiencias que sumar a la tuya.

 

Sabemos que hablamos en español, inglés, alemán... Lo que no sabemos es que también pensamos, vemos, interpretamos, juzgamos...en nuestro idioma. Descúbrelo. 

Más información aquí.

 

No olvides que, para comunicarse, conocer la cultura es tan o más importante que dominar el idioma. Lee lo que dice Eduardo sobre su experiencia al respecto en la columna de la derecha.

Natalia Pérez de Herrasti
Natalia Pérez de Herrasti

¿Quieres unirte al grupo de Facebook: Introducción a la vida en Alemania para extranjeros? Pulsa aquí.

Puedes leer los artículos más leídos del blog aquí.

 

Puedes leer artículos para profesores y alumnos de Español Lengua Extranjera aquí.

 

Puedes leer artículos para quienes quieren aprender alemán o trabajar o estudiar en Alemania aquí y aquí.

Puedes leer los artículos más leídos del blog aquí.

 

Puedes leer artículos para profesores y alumnos de Español Lengua Extranjera aquí.

 

Puedes leer artículos para quienes quieren aprender alemán o trabajar o estudiar en Alemania aquí y aquí.

¿Tienes preguntas? ¿Quieres añadir o precisar algo? No olvides contarlo en los comentarios de abajo.

No olvides que, para comunicarse, conocer la cultura es tan o más importante que dominar el idioma. Lee lo que dice Eduardo sobre su experiencia al respecto en la columna de la derecha.

http://herrasti.jimdo.com. Basada en ilustración de M. Victoria Escandell en la conferencia citada.
http://herrasti.jimdo.com. Basada en ilustración de M. Victoria Escandell en la conferencia citada.

¿Te ha gustado? Compártelo:

 

Puesto 1 en Amazon.de
Puesto 1 en Amazon.de

Desde abril de 2012 en el Top 100 de Amazon.de spanisch.