dom

07

jul

2013

Errores típicos de profesores principiantes 2. El vacío de información

  • No respetar el vacío de información u opinión

 

Uno de los principios aprendidos en mi formación que más útiles me han resultado es éste. Lo aprendí allá por el año 92 en un curso de Formación de profesores en International House Madrid. Sobre todo hace años este principio era muy útil porque había libros de texto que se lo saltaban de manera flagrante. Teniendo en cuenta el principio del vacío de información era muy fácil convertir ejercicios nefastos en actividades motivadoras.

 

Por ejemplo, recuerdo uno que consistía en que los estudiantes tenían que preguntarse mutuamente teléfonos (de los bomberos, de la policía, del colegio...) que ambos tenían en la misma página de su libro. Era imposible medir la capacidad de comunicación con él, ya que el estudiante B no necesitaba escuchar y comprender al estudiante A para completar la tarea. Le bastaba con leer y copiar números. Ni siquiera necesitaba entender español o escuchar a su compañero/a. Pero alterando pocas cosas era fácil convertirlo en un ejercicio motivador y comunicativo. Y era fácil comprobar si cada estudiante había logrado comunicarse con éxito.

 

Con este principio creé también tareas post-lectura. Muchas veces he trabajado con libros de lectura compuestos de capítulos independientes. Eso me permitía organizar la lectura en casa de la siguiente manera: repartía la clase en parejas y algún grupo de tres si era necesario. Una semana les tocaba a los estudiantes A leer un capítulo, otra a los B. Cada semana un estudiante de cada pareja tenía que contarle al otro lo que había leído. Luego les planteaba preguntas a tod@s sobre la lectura y así comprobábamos cuánto habían entendido. Pasando por los grupos mientras contaban yo también podía hacerme una idea bastante exacta de su recepción/ comprensión del texto e improvisar preguntas, tareas, actividades aclaratorias. Desde buscar fotos en Internet para que entendieran qué es la Nocilla o la cabalgata de Reyes, hasta preguntas o textos que explicaban el trasfondo de otras referencias culturales más complejas. Preguntas también para aclarar las intenciones de los personajes, la relación entre ellos, la intención de alguna frase que no les queda clara... Y también la recopilación de sus errores para escribirlos en la pizarra (marcando visualmente el error) y darles la oportunidad de corregirlos en grupo. Yo llevaba algunas tareas preparadas, pero su trabajo en grupos hacía posible que pudiera diseñar actividades hechas a medida para ellos, teniendo en cuenta sus intereses, sus preguntas, sus dificultades concretas de comprensión... Esta nueva dinámica hizo que disfrutáramos mucho más de la clase, y, creo, que trabajaran y aprendieran mucho más, con mucho más gusto. 

 

Es costumbre en la universidad leer un libro en cada curso de lengua. Esa actividad fue para mí enormemente más gratificante desde que apliqué este principio. Antes de hacerlo, cada semana, cuando trataba de comentar las tareas de lectura con mis estudiantes, comprobaba que casi siempre eran los mismos los que las habían resuelto y los mismos los que se quedaban callados como tumbas. Y algunos había que alguna semana participaban y otras se escondían detrás de una carpeta, otro estudiante o una columna, tratando de evitar que les preguntara. 

 

Con la nueva actividad disminuía el trabajo (no tenían que leer cada semana sino cada dos) pero se sentían mucho más responsables de él, puesto que su grupo quedaría inactivo si el/la estudiante encargado no se había preparado. Y sabían que yo lo notaría. Además les motivaba más contar lo leído y responder a las preguntas de sus compañeros que resolver un tipo más tradicional de tareas de lectura. 

 

El día de lectura (teníamos 3 días de clase por semana en cada curso) pasó para mí (y para mis estudiantes) a ser completamente distinto. Antes el ambiente era un poco tenso, debido a un grupo con bastantes elementos pasivos de los que tenía que prescindir para hacer la clase sólo con unos cuantos. La nueva atmósfera estaba marcada por muchas conversaciones distendidas, animadas, diálogos en los que quienes escuchaban participaban también muy activamente (y yo también, en el grupo en el que estaba en cada momento) con preguntas, aclaraciones, bromas...

 

Hacerles trabajar en grupos siempre me ha ayudado mucho para que entiendan que estoy allí para ayudarles, para trabajar con ellos, no para medirles, controlarles, evaluarles permanentemente, ponerles una nota. Esa es la idea que traen de la escuela, porque en Alemania se pone una nota oral por la participación en clase.

 

Me sirvieron para este tipo de trabajo libros como "Manolito Gafotas" (veíamos también la película.), "Amor América" de Maruja Torres, "Misteriosa Buenos Aires" de Manuel Mújica Laínez... También recopilaciones de artículos de prensa sobre determinados temas.

 

Más adelante escribí mis propios libros de lectura. Allá por el año 2000 nos instalaron salas de ordenadores para dar clase de lengua en la universidad. Lo que llaman un laboratorio de idiomas: 20 mesas de estudiantes y una de profesor, cada una con un ordenador. Todas conectadas por un software educativo. Teníamos un circuito de fórmula 1 sin coches para circular por él. Carecíamos de materiales para aprovechar esa enorme inversión. Quise aprovechar aquello para hacer la lectura mucho más visual y para acercarles mucho más a los países cuya lengua estudiaban, también afectivamente. Entonces desarrollé el libro "Cuéntanos tu viaje" del que he empezado a publicar algunos capítulos bajo el título "Viaja y aprende vocabulario."

 

Creé carpetas con una selección de mis fotos de distintos lugares de países hispanohablantes (España: Madrid, Barcelona, Granada, País Vasco, Cantabria... Chile:  Chile (general), Santiago de Chile, Pomaire, La Serena, Andacollo...)

 

Redacté textos explicando esas fotos. Traté de que no fueran el típico texto de una guía de viajes que se limita a describir edificios de valor arquitectónico, museos, etc. Quería que recogieran los lugares desde un punto de vista personal, rememorando aquello que al viajero le deja huella, le queda en la memoria, no todos esos datos que olvidamos rápidamente. Y eso incluye personas, sensaciones, comparaciones con otras culturas que uno lleva en su cabeza... No sólo edificios.

 

Esos textos llevaban marcadas palabras en negrita. Tenían que deducir por el contexto el significado de esas palabras, y relacionarlas con las correspondientes palabras en alemán que aparecían en un recuadro en cada página. Eso les ayudaba a desarrollar estrategias de aprendizaje y lectura fundamentales (deducción por el contexto) fijar vocabulario nuevo (y el poco conocido o aún pasivo) para sentirse mejor preparados a la hora de ser los protagonistas en clase, explicando las fotos a sus compañer@s.

 

Una vez en clase podían ver las fotos a su ritmo en parejas. Cada semana un miembro de la pareja había leído el capítulo correspondiente y en clase mostraba las fotos al otro y se las explicaba. De nuevo al pasar por los grupos yo podía tomar notas para planear nuevas actividades aclaratorias, responder a sus preguntas y plantearles preguntas de comprensión individualizadas.

 

Como puede verse, he sacado un enorme partido al principio de vacío de información que aprendí en International House. Ha hecho mi tarea docente mucho más gratificante, efectiva y motivadora.

 

Hoy en día los increíbles avances tecnológicos hacen posible que pueda poner al alcance de los estudiantes los materiales de aquel "Cuéntanos tu viaje" (Viaja y aprende vocabulario) sin necesidad de tener un laboratorio de idiomas y a un precio increíble pese a llevar cientos de fotos en color a pantalla completa. Pueden verlas en casa y hacer allí la actividad oral incluso. O pueden usar los materiales de manera autodidacta. ¡Quién me iba a decir que eso un día sería posible!

 

Errores típicos 1

 

Errores típicos 3

Más artículos interesantes para profesores de ELE en este enlace.

¿Te ha gustado? Compártelo:

 

Escribir comentario

Comentarios: 13
  • #1

    Jéssica (miércoles, 09 octubre 2013 20:04)

    Hola! Muchas gracias por compartir tu experiencia como profesora. Toda la información que ofreces está siendo muy útil para mi.

  • #2

    Natalia P. Herrasti (jueves, 10 octubre 2013 21:17)

    Gracias Jessica. Me alegro mucho.

  • #3

    Laura A. (viernes, 25 julio 2014 20:05)

    Gracias, Natalia, por esta entrada. Yo también me inicié en la enseñanza del español con un curso de la International House. Ya que mencionas el ejercicio típico de vacío de información que no funciona: "Pero alterando pocas cosas era fácil convertirlo en un ejercicio motivador y comunicativo. Y era fácil comprobar si cada estudiante había logrado comunicarse con éxito." ¿Cómo sugieres cambiar el mismo ejemplo de los números de teléfono que mencionas en una actividad comunicativa? Muchas gracias.

  • #4

    Natalia P. Herrasti (viernes, 25 julio 2014 20:34)

    Hola Laura.

    Con los números de teléfono lo que hacía era fotocopiar la hoja del libro convirtiéndola en 2, una para el alumno A y otra para el B. Con Tippex ( a ver los de Tippex, que me subvencionen esta web ;-) borraba en la hoja A unos teléfonos en la B los otros. Y les ponía a preguntarse mutuamente para completar la información que faltaba, los huecos creados por mi Tippex.

    Recuerdo otro caso de un libro espantoso que había en los 90 en Alemania. Había un dibujo muy feo y soso de un paisaje: unos arbolitos, montañas, casas... Mis estudiantes en prácticas tenían que trabajar con ese libro, pues es el que se usaba en el colegio donde realizaban sus prácticas. Así que les sugerí que pidieran a cada alumno que dibujara con lápiz varias personas en su dibujo, en su libro. Luego el otro alumno tenía que adivinar a base de preguntas de respuesta sí o no dónde estaban las personas dibujadas.

    Con cualquier libro, por malo que sea, puedes convertir los ejercicios malos, poco motivadores, en ejercicios que sí creen situaciones de comunicación.

    Un saludo :-)

  • #5

    Laura A. (miércoles, 30 julio 2014 08:35)

    Tiene sentido. Muchas gracias y otro saludo para ti.

  • #6

    ero rozmowy (sábado, 19 noviembre 2016 18:03)

    Przeborowo

  • #7

    phonesex (lunes, 21 noviembre 2016)

    liquidation

  • #8

    tani sex telefon (martes, 22 noviembre 2016 16:24)

    Mirówek

  • #9

    roznegliżowana (viernes, 25 noviembre 2016 06:06)

    literek

  • #10

    spętania miłosne (viernes, 25 noviembre 2016 18:44)

    Chaberski

  • #11

    seks telefon tani (martes, 29 noviembre 2016 09:01)

    nieucieszenie

  • #12

    sex telefon (martes, 29 noviembre 2016 17:40)

    przetwarzać

  • #13

    love spell (miércoles, 30 noviembre 2016 15:02)

    Gałęzowski

EDUARDO, ESTUDIANTE EN LA UNIVERSIDAD DE GÖTTINGEN, ALEMANIA:

 

Este libro debería ser obligatorio para todos los que vengan a Alemania o los alemanes que vayan a países hispanohablantes. No entiendo por qué no nos han explicado estas cosas antes. Leí "Gramática de la cultura "con avidez, y me sorprendió que pueda explicar de forma tan clara percepciones sobre los alemanes de las que había hablado cientos de veces. Ahora entiendo muchas cosas que me hubiesen ayudado en ciertos momentos más que el conocimiento de la gramática. Ahora muchas situaciones tienen una explicación más satisfactoria que los típicos comentarios que hacemos siempre sobre lo raros y fríos que son los alemanes. Mis amigos ya lo han leído y coinciden en lo útil que es. Creo que los mayores malentendidos se deben a las diferencias entre la cortesía positiva y negativa o el contexto fuerte o débil. Por eso estos conceptos, vistos de manera tan práctica y concreta a través de un mosaico de relatos, han sido todo un descubrimiento.

 

¿Quieres leer más opiniones sobre este libro? Pincha aquí.

¿Quieres comprarlo? Pincha aquí.

 

Si quieres entrar en estos conceptos de cortesía que tanto han ayudado a Eduardo de una forma más ligera (narrativa) y más barata (4,64 euros frente a los 14.95 que cuesta "Gramática de la cultura"), puedes optar por el e-book "Hispanos en Alemania. Sintonizando una nueva cultura." Abajo encuentras más información sobre él. Si no tienes un lector de libros electrónicos puedes leerlo en tu ordenador o tableta.

 

Este es un libro sobre Alemania, pero también sobre España, México, Argentina, Chile, Turquía, Polonia, Italia... ¡Y sobre ti!


Es un libro para conocer a otros pero sobre todo para conocerte a ti mism@. 

Cultura de dentro a fuera. Viaja para encontrarte
, para saber cuánto de ti ha sido moldeado por tu cultura sin que tú te hayas percatado.

Viaja con través de Clara, Javier, Sonia, Laura, Angelita, Verónica... Vive con ellos la aventura alemana, la experiencia de los expatriados. Si nunca has sido un expatriado, para hacer realidad eso de que leemos para vivir a través de los libros todas esas vidas que nunca viviremos. Si ya emigraste o lo estás haciendo, para sentirte acompañado por otros y adquirir más experiencias que sumar a la tuya.

 

Sabemos que hablamos en español, inglés, alemán... Lo que no sabemos es que también pensamos, vemos, interpretamos, juzgamos...en nuestro idioma. Descúbrelo. 

Más información aquí.

 

No olvides que, para comunicarse, conocer la cultura es tan o más importante que dominar el idioma. Lee lo que dice Eduardo sobre su experiencia al respecto en la columna de la derecha.

Natalia Pérez de Herrasti
Natalia Pérez de Herrasti

¿Quieres unirte al grupo de Facebook: Introducción a la vida en Alemania para extranjeros? Pulsa aquí.

Puedes leer los artículos más leídos del blog aquí.

 

Puedes leer artículos para profesores y alumnos de Español Lengua Extranjera aquí.

 

Puedes leer artículos para quienes quieren aprender alemán o trabajar o estudiar en Alemania aquí y aquí.

Puedes leer los artículos más leídos del blog aquí.

 

Puedes leer artículos para profesores y alumnos de Español Lengua Extranjera aquí.

 

Puedes leer artículos para quienes quieren aprender alemán o trabajar o estudiar en Alemania aquí y aquí.

¿Tienes preguntas? ¿Quieres añadir o precisar algo? No olvides contarlo en los comentarios de abajo.

No olvides que, para comunicarse, conocer la cultura es tan o más importante que dominar el idioma. Lee lo que dice Eduardo sobre su experiencia al respecto en la columna de la derecha.

http://herrasti.jimdo.com. Basada en ilustración de M. Victoria Escandell en la conferencia citada.
http://herrasti.jimdo.com. Basada en ilustración de M. Victoria Escandell en la conferencia citada.

¿Te ha gustado? Compártelo:

 

Puesto 1 en Amazon.de
Puesto 1 en Amazon.de

Desde abril de 2012 en el Top 100 de Amazon.de spanisch.