Hispanos en Alemania. Sintonizando una nueva cultura.Una mexicana en Alemania

Mural de Diego Rivera.
Mural de Diego Rivera.

Verónica, mexicana, vino para aprender alemán rapidito y largarse lo antes posible, pero un güerito le guiñó el ojo y le cambió la vida. Desde entonces vive con la esperanza de que su rubito consiga un trabajo en México. Como esa esperanza es cada vez más débil trata de terminar ella una carrera que tenga tanto prestigio aquí como allá, pero no lo consigue porque se le ha atragantado la asignatura de derecho y la profesora. Y a veces el alma le pide escapar a su México lindo y queriiiiiiidooooo.

Su actitud hacia su país me encanta. No es nada nacionalista, le interesan mucho otras culturas e idiomas, es sobriamente crítica con los aspectos negativos de Méjico, pero eso no le impide amarlo con locura y presentártelo con entusiasmo contagioso.

 

¡Si los alemanes comprendieran algún día que eso es posible qué peso se quitarían y nos quitarían de encima! Cuando vuelve de su país trae la maleta cargada de películas, videos de bailes folklóricos, artesanía, música, calas, las flores del famoso cuadro de Diego Rivera, y comida de allá. Cada una de sus fiestas te transporta al paraíso y debería estar subvencionado por el Ministerio de Asuntos Exteriores mejicano. Una mesa que se convierte en exótico bodegón ofrece a los ojos y paladares de sus felices invitados manjares típicos: tamales, tortillas, mole poblano, jamaica, agua de tamarindo...

 

Su opinión sobre los hombres de su país no es muy halagüeña. Entre un mejicano que la carga en brazos hasta lo alto de la pirámide de Chichen Itzá y un alemán que le dice, sube tú, yo te espero en el bar, se queda con el alemán. Aunque no tiene costumbre de articular sus opiniones, ni las saca a relucir si no le tiran de la lengua, intuyo que el alemán le parece más sólido. No te sube a ti a la pirámide pero tampoco a otras. Y si afirma que estará a las 8 en el bar, lo encontrarás allí, clavado, como un reloj. Es un paquete que no incluye muchos extras ni fuegos de artificio, pero el equipamiento básico está asegurado a todo riesgo.

 

Su esfuerzo por integrarse se puede comprobar mirando los espejos de su baño llenos de papeles con expresiones nuevas que aprender. Ella, la más sociable que puedo imaginar, no sabe vivir sin un ejército de amigos. Ella, la menos criticona, a veces no acierta a disimular que sufre por algo que no sabe ni quiere describir. Siente que tiene que atarse las manos a la espalda cuando cada mañana saluda a sus compañeras de clase. Su especialidad, el saludo con cosquillas en la espalda y medio abrazo, tiene que reservarlo para el fin de semana, cuando se encuentra con sus amigas hispanas.

 

En invierno, cuando mira por la ventana y ve los árboles pelados, se siente en una película de miedo. Allá en Méjico los árboles cambian las hojas poco a poco, imperceptiblemente, y siempre están verdes.

 

Nunca critica a Alemania, y si otros lo hacen cosechan sus miradas reprobadoras. Pero un día, de refilón, que en los temas graves no ahonda, me dice que cuando está en Mexico ve la vida de otra manera. Mira las casitas humildes, con fachadas de alegres colores y muchas plantas. ¡En una casa así sería yo feliz! Pero cuando vuelve a Alemania le entran ansias de jardín, 2 garajes, Wintergarten, sauna, cocina de inducción, horno pirolítico…

 

La miro compungida e inquisitiva. ¿Por eso se está torturando? Desde que empezó sus estudios se le fue la chispa en la mirada y el tiempo y el humor para disfrutar de la vida. Es una carrera muy dura pero con esa titulación se gana mucha plata.

 

Su güerito es de la estirpe de Daniel: de una curiosidad insaciable. Ambos, fascinados por el español, lo aprendieron en un santiamén y a veces hasta corrigen a sus novias. Cuando Verónica dice “calientito”, Christian, con expresión desconfiada, se va directo a su “Manual de dudas del español”, encuentra la página buscada y comprueba su sospecha: lo correcto es “calentito”. De manera que Verónica se siente igual que Inés y también me lo manda a mí con sus preguntas, que para eso soy su profesora.

 

Claro que el Manual no le salva de meter la pata, gracias a Dios, porque nos reímos mucho con sus errores. Cuando su suegra estaba aquí de visita, preguntó dónde podía ir a misa. Para organizarlo él necesitaba más datos: “¿A qué función quiere ir?” El diccionario a veces es un mal amigo. La suegra, sin saber si escandalizarse o desternillarse, sólo acertaba a decir, muy cortada: “¡Ay! ¡Este Christian!, ¡qué cosas tiene!”

 

Christian llama a Verónica su “osito bailarín” porque si no sale a bailar salsa una vez por semana le entra el síndrome de abstinencia. Él suele quedarse en casa estudiando. Mark Darcy y Bridget Jones. Pero la cómica también tiene su lado trágico: Verónica, en quien he visto con el correr de los años un cambio aún mayor que en Inés, a veces murmura levantando apenas los ojos del suelo: “Yo en Alemania soy como una velita que se apaga.”

 

Este es un fragmento del libro: "Hispanos en Alemania. Sintonizando una nueva cultura" Abajo puedes leer más fragmentos y obtener más información sobre él.

 

¿Entiendes los conflictos internos de Verónica?

¿Conoces casos parecidos?

¿Cómo crees que podría ayudarse a quienes viven lejos de su lugar de origen a sentirse mejor?

 

Puedes compartir tus ideas en los comentarios.

 

¿Te ha gustado? Compártelo:

 

Este es un libro sobre Alemania, pero también sobre España, México, Argentina, Chile, Turquía, Polonia, Italia... ¡Y sobre ti!


Es un libro para conocer a otros pero sobre todo para conocerte a ti mism@. 

Cultura de dentro a fuera. Viaja para encontrarte
, para saber cuánto de ti ha sido moldeado por tu cultura sin que tú te hayas percatado.

Viaja con través de Clara, Javier, Sonia, Laura, Angelita, Verónica... Vive con ellos la aventura alemana, la experiencia de los expatriados. Si nunca has sido un expatriado, para hacer realidad eso de que leemos para vivir a través de los libros todas esas vidas que nunca viviremos. Si ya emigraste o lo estás haciendo, para sentirte acompañado por otros y adquirir más experiencias que sumar a la tuya.

 

Sabemos que hablamos en español, inglés, alemán... Lo que no sabemos es que también pensamos, vemos, interpretamos, juzgamos...en nuestro idioma. Descúbrelo. 

Más información aquí.

 

¿Te ha gustado? Compártelo:

 

Escribir comentario

Comentarios: 11
  • #1

    Natalia Pérez de Herrasti (lunes, 11 marzo 2013 07:42)

    Elo Espa dejó esta opinión en Facebook:Es curioso que muchas de las inmigrantes casadas con alemanes les cueste en promedio unos seis años en adaptarse, al menos así me lo describieron una brasileña y una indonesia; y las otras que ya van para los dos años, nomás no... No conozco la cifra, pero me parece que hay más hombres alemanes casados con extranjeras que alemanas en esta situación. Vivir en un pueblo alemán después de vivir en una ciudad, cualquiera con más de un millón de habitantes, es una pesadilla para muchos. La cuestión del clima es una situación que sólo las personas de climas cálidos pueden entender, la depresión al por mayor. Las personas que se abren con el extranjero, generalmente son otros extranjeros, porque los alemanes tienen sus agendas tan apretadas y a veces se da como una pérdida de tiempo y es muy difícil entrar a un círculo de amigos, incluso teniendo una pareja del país. Es curioso que una latina me haya comentado que los alemanes eran más machos que los mexicanos, sólo que lo enmascaraban de otra forma, y que cambiaban drásticamente estando en el país de origen de la pareja (Colombia, México, Brasil...) y ya viviendo otra vez en Alemania. En cuanto a la revalidación de estudios es muy complicado si no perteneces a la Unión Europea y conseguir buenos trabajos más, conocí a una mexicana con Doctorado en Filosofía que estaba trabajando en una panadería. El estrés y la competencia son muy demandantes y el individualismo no ayudan mucho a la integración. Y un aspecto que veía por el cual las inmigrantes luchaban por estar en este país, que querían que sus hijos nacieran ahí y darles un "futuro mejor". Las que no, mejor se regresaron a su país y ganan currículum por haber estudiado en Alemania, lo valoran y aman más y luchan por mejorarlo. En fin, esas son algunos de los testimonios que pude recoger de mi visita en Alemania por seis meses. Me gusta el Blog! Saludos.

  • #2

    Natalia Pérez de Herrasti (lunes, 11 marzo 2013 07:42)

    ¡Muchas gracias por tu interesante aportación! La copio en los comentarios del blog para que mas gente pueda leerla. Prácticamente todo lo que cuentas me recuerda a historias conocidas de las muchas que he recopilado a lo largo de los años. Y conozco a un mexicano licenciado en psicología que trabaja como dependiente en una tienda desde hace muchos años. Nunca le convalidaron el título. También trabaja como músico. Por ahí compensa un poco la desilusión. Aunque mucho no gana pese a ser bueno. Es difícil.

  • #3

    Natalia Pérez de Herrasti (martes, 12 marzo 2013 12:17)

    En twitter Relocation Germany comenta:
    @NHerrasti que buen artículo, muchos de nuestros clientes don mexicanos y vienen con esta actitud que tan bien describes. Gracias #Alemania

    @NHerrasti estupenda actitud de Verónica . Ánimo!!!

    @NHerrasti que suerte tener esa actitud. Con ella y tu ayuda triunfara aquí.

  • #4

    Natalia Pérez de Herrasti (martes, 12 marzo 2013 12:18)

    Alfredo Cortés ‏@AlfCortesCubero

    @NHerrasti que buen relato y que gran actitud para integrarse y conocer Alemania y su cultura.

  • #5

    Natalia Pérez de Herrasti (martes, 12 marzo 2013 12:20)

    @Relocationlive ¡Gracias! Realmente Verónica es así.@AlfCortesCubero

    Esa fue mi respuesta. Verónica era así. Aunque no se llamaba Verónica.

  • #6

    phone sex (lunes, 21 noviembre 2016 13:14)

    tipoffs

  • #7

    stronie (martes, 22 noviembre 2016 15:43)

    ministrant

  • #8

    urok miłosny (viernes, 25 noviembre 2016 16:58)

    odkochując

  • #9

    roznegliżowana aktorka (viernes, 25 noviembre 2016 19:39)

    naparte

  • #10

    seks telefon 24h (martes, 29 noviembre 2016 09:25)

    Czerna

  • #11

    sekstelefon (martes, 29 noviembre 2016 20:25)

    instrumentalizacja

EDUARDO, ESTUDIANTE EN LA UNIVERSIDAD DE GÖTTINGEN, ALEMANIA:

 

Este libro debería ser obligatorio para todos los que vengan a Alemania o los alemanes que vayan a países hispanohablantes. No entiendo por qué no nos han explicado estas cosas antes. Leí "Gramática de la cultura "con avidez, y me sorprendió que pueda explicar de forma tan clara percepciones sobre los alemanes de las que había hablado cientos de veces. Ahora entiendo muchas cosas que me hubiesen ayudado en ciertos momentos más que el conocimiento de la gramática. Ahora muchas situaciones tienen una explicación más satisfactoria que los típicos comentarios que hacemos siempre sobre lo raros y fríos que son los alemanes. Mis amigos ya lo han leído y coinciden en lo útil que es. Creo que los mayores malentendidos se deben a las diferencias entre la cortesía positiva y negativa o el contexto fuerte o débil. Por eso estos conceptos, vistos de manera tan práctica y concreta a través de un mosaico de relatos, han sido todo un descubrimiento.

 

¿Quieres leer más opiniones sobre este libro? Pincha aquí.

¿Quieres comprarlo? Pincha aquí.

 

Si quieres entrar en estos conceptos de cortesía que tanto han ayudado a Eduardo de una forma más ligera (narrativa) y más barata (4,64 euros frente a los 14.95 que cuesta "Gramática de la cultura"), puedes optar por el e-book "Hispanos en Alemania. Sintonizando una nueva cultura." Abajo encuentras más información sobre él. Si no tienes un lector de libros electrónicos puedes leerlo en tu ordenador o tableta.

 

Este es un libro sobre Alemania, pero también sobre España, México, Argentina, Chile, Turquía, Polonia, Italia... ¡Y sobre ti!


Es un libro para conocer a otros pero sobre todo para conocerte a ti mism@. 

Cultura de dentro a fuera. Viaja para encontrarte
, para saber cuánto de ti ha sido moldeado por tu cultura sin que tú te hayas percatado.

Viaja con través de Clara, Javier, Sonia, Laura, Angelita, Verónica... Vive con ellos la aventura alemana, la experiencia de los expatriados. Si nunca has sido un expatriado, para hacer realidad eso de que leemos para vivir a través de los libros todas esas vidas que nunca viviremos. Si ya emigraste o lo estás haciendo, para sentirte acompañado por otros y adquirir más experiencias que sumar a la tuya.

 

Sabemos que hablamos en español, inglés, alemán... Lo que no sabemos es que también pensamos, vemos, interpretamos, juzgamos...en nuestro idioma. Descúbrelo. 

Más información aquí.

 

No olvides que, para comunicarse, conocer la cultura es tan o más importante que dominar el idioma. Lee lo que dice Eduardo sobre su experiencia al respecto en la columna de la derecha.

Natalia Pérez de Herrasti
Natalia Pérez de Herrasti

¿Quieres unirte al grupo de Facebook: Introducción a la vida en Alemania para extranjeros? Pulsa aquí.

Puedes leer los artículos más leídos del blog aquí.

 

Puedes leer artículos para profesores y alumnos de Español Lengua Extranjera aquí.

 

Puedes leer artículos para quienes quieren aprender alemán o trabajar o estudiar en Alemania aquí y aquí.

Puedes leer los artículos más leídos del blog aquí.

 

Puedes leer artículos para profesores y alumnos de Español Lengua Extranjera aquí.

 

Puedes leer artículos para quienes quieren aprender alemán o trabajar o estudiar en Alemania aquí y aquí.

¿Tienes preguntas? ¿Quieres añadir o precisar algo? No olvides contarlo en los comentarios de abajo.

No olvides que, para comunicarse, conocer la cultura es tan o más importante que dominar el idioma. Lee lo que dice Eduardo sobre su experiencia al respecto en la columna de la derecha.

http://herrasti.jimdo.com. Basada en ilustración de M. Victoria Escandell en la conferencia citada.
http://herrasti.jimdo.com. Basada en ilustración de M. Victoria Escandell en la conferencia citada.

¿Te ha gustado? Compártelo:

 

Puesto 1 en Amazon.de
Puesto 1 en Amazon.de

Desde abril de 2012 en el Top 100 de Amazon.de spanisch.